¿Volver al futuro?

“Aquello que fue, ya es; y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó.”
Eclesiatés 3:15

Dentro de la esfera de la cotidianidad, nos encontramos que como seres humanos e hijos de Dios, el tiempo es parte de nuestras vidas. El ayer, hoy y el futuro son estados que aprendemos a manejar y que no podemos controlar.
Nuestra realidad es que muchas veces vivimos en el pasado; perdemos nuestro tiempo justificándonos o tratando de explicar a otros o a todos, cómo acontecieron las cosas. Pero debemos recordar que Dios es eterno y nos creó para que habitáramos con Él.

“He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo;  sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá;  y lo hace Dios,  para que delante de él teman los hombres.” Eclesiatés 3:14

Aquí el predicador habla de la obra de Dios y de la salvación del hombre. El hombre es y será perpetuo, porque Él ha decidido salvarlo. No será más ni menos, sino lo que Él ha dispuesto y ésta debe ser nuestra confianza, ante el temor, la duda y la crisis; Él lo hará y sustentará su palabra.

En el versículo 15 del capítulo 3, el predicador nos habla del tiempo y del plan de eternidad para el hombre. Lo que fue, ya es; éste es Jesucristo, el verbo que era desde el principio y que ya es manisfestado al mundo. Y lo que ha de ser, fue ya; Jesucristo ha sido coronado rey, como fue profetizado y lo es ahora a la diestra del Padre.
Un punto importante en éste versículo es el entender que aunque las cosas estén mal -similar a cuando la tierra estaba desordenada y vacía (Génesis 1:2), Dios, en su misericordia tiene la garantía de nuestra restauración: Y Dios restaura lo que pasó.
¿Problemas? ¿Crisis? ¿Inconvenientes? Sí, el puede ayudarnos y tiene su mano dispuesta para darte a tí y a mí, la restauración plena. Es momento de restaurar, de levantar, de examinar nuestro terreno. Somos tierra deseable (Malaquías 3:12), la cual debemos limpiar -bajo duras pruebas- para que nazca un fruto agradable y apacible (Hebreos 12:11) para todos los que buscan alimentarse.
¿Quieres vivir en el pasado o volver al futuro de salvación que dispuso Dios para toda su creación? 

Deja un comentario