La revolución “social digital”

Leyendo un interesante escrito de David Armano del Harvard Business Review, del comparto su cita:

Recientemente, el CEO de Edelman escribió un post celebrando un hito de la empresa. En él, hace referencia a nuestros esfuerzos en el mundo no-analógico como “social digital”. Para la mayoría, esto puede parecer insignificante, porque la palabra “social” es a menudo usado en exceso en los círculos profesionales. Sin embargo, la adición de “social” a la “digital” es sumamente importante, ya que simboliza que la revolución actual no es sólo digital, sino co-dependiente en los comportamientos sociales y las interacciones de los seres humanos. Si la revolución digital es a través de los ordenadores que están conectados (Internet), entonces la revolución social-digital es de la gente que se conecta (la web social). David Armano, How Social Digital Is Your Company?

Realmente estoy de acuerdo con Armano en el planteamiento que lo social y lo digital comparten ciertos atributos, pero eso no significa que sean la misma cosa. Hemos comprobado a través de los años, que los objetivos no se logran colocándose en una red social, ni siquiera habilitando un buen diseño.

Si nos referimos a “Digital” estamos hablando de la infraestructura, la tecnología; mientras cuando acuñamos “Social”, inmediatamente nos estamos refiriendo al comportamiento.

Es interesante esta reflexión, ya que también coincide con los planteamientos realizados por Alex Madera en referencia a que las redes sociales son un medio, no un fin. Y es la realidad de lo que sucede, existe una revolución “social digital”: La tecnología avanza, pero la gente que usa la tecnología es la que genera los cambios.

En nuestro contexto

Vemos en nuestro mercado muchas empresas enfocadas en lo “Social”, pero sin reforzar el aspecto digital del negocio. En cambio, vemos la tendencia de utilizar “Digital” en lo involucrado a la Social Media, lo cual es un error. ¿Por qué el error? Porque las debilidades que presenta el modelo de conversación -que he apuntado anteriormente, no habilitan una conversión real, distanciando las acciones hacia el ROI.

El colocar “Digital” ya está gastado. Es igual que decir “Social” -como apunta Armano. Pero, ¿qué representan ambas en términos de la garantía del servicio brindado? Creo que la mejor respuesta está representada en el escrito de Richard Edelman -su agencia fue elegida como Agencia (digital) Global del Año, muchos de sus puntos son notables dentro del espectro del mundo publicitario, pero fueron dos los que me llamaron la atención:

a) La inversión en Propiedad Intelectual.
b) Fueron pioneros en Internet y luego, en redes sociales -en su campo.

¿Por qué es importante la Propiedad Intelectual?

El gran fallo de la industria local es retomar el modelo mercantilista -del enlatado, en el aspecto digital. Al final las divisiones digitales y las empresas se convierten en “Importadoras Digitales”, comprando o licenciando productos del exterior.

No digo que sea malo, no implico el reinventar la rueda. Pero esto provoca que no tengan capacidad de respuesta, al final son “comisionistas” o “revendedores” de los activos digitales de un tercero. Obviamente -como sucedió hace 7 años atrás, la industria se desploma cuando las variables del dólar se salen de control.

Ser comisionista digital no tiene valor, ya que cuando el cliente descubre al suplidor, se pierde el negocio. Ya el know how en el aspecto “Social Digital” es abierto, ya no estamos en la década de los 90′s. En este aspecto, la propiedad intelectual ayuda a los negocios digitales. Crear sus productos -como lo hizo Edelman, proporciona una nueva perspectiva y dan valor al negocio.

La industria se beneficia, cuando sus actores producen localmente.

Llegar primero es importante

Si te sabes mantener, es estratégico. He visto en los últimos años a colegas que alcanzan buenos objetivos en los segmentos en los que se han posicionado. Ahora, los exitosos son aquellos que permanecen constantemente en su segmento y lo desarrollan. En retrospectiva, son muchos los que se quedan rezagados y otros los que han abandonado el “bote”.

Desarrollar el segmento (con propiedad intelectual, servicio, etc.) produce una madurez en el mercado. Sobre todo en nuestra isla, donde los la competencia es “multiforme”, cambiando de segmento por conveniencia. Al final del día, esto entra en evidencia ante la industria misma, beneficiándose aquellos que se mantienen.

Llegar primero te da experiencia, pero si no la aprovechas, es como perder el tiempo. Lo lamentable es que la industria experimenta una “pérdida de memoria” cada vez que llega “lo nuevo”, se rompen las reglas y luego -como un llamado a la lógica, volvemos y las acatamos.

Un ejemplo de esto es el ROI.

En el “boom de la burbuja”, todos olvidamos el ROI. Gastamos, abrimos portales, aplicaciones, networks de contenidos y luego todo colapsó. Nuevamente la industria tuvo que aprender a no dejar las reglas básicas atrás. Ahora con el “boom del social media”, nuevamente se dejaron las reglas atrás: Llegó la era de la conversación, sin escatimar esfuerzos. Ahora de repente, algunos “genios” aplican el “social ROI”, como si hubiesen recibido una pócima de algún Shaman en New York.

Llegar primero es importante, pero nunca pierdas el sentido común.

Realmente estamos en una revolución “social digital”.

Entiendo que el término es correcto, sin entrar en el cliché del término “social”. El impacto debe enfocarse a mejorar nuestros esfuerzos tecnológicos para hacer más amigables las TICs a los usuarios.

Ese componente de usabilidad es indispensable para que lo “social” sea “social”. Una vez tenemos a los usuarios interesados, los demás segmentos del mercado avanzan aceleradamente. ¿Por qué? Porque -como dije, los usuarios están interesados; al final de cuentas ellos son los que motorizan a las marcas. Es imposible visualizar el mercado digital dominicano sin Facebook. Gracias a Facebook la industria “digital” dominicana está en su mejor momento (me refiero a lo “digital”, no a lo “social”).

Pero no hacemos nada con Facebook solamente. Facebook es externo a nuestro contexto socio-económico. La República Dominicana tiene que empezar a aplicar herramientas que se conecten con esta revolución “social digital” y aprovechar su auge. No podemos esperar que el barco llegue al puerto para aplicar “lo nuevo” hacia nuestro contexto.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s