7 realidades de los emprendimientos tecnológicos

Existen muchas historias sobre emprendedores, el éxito de sus emprendimientos tecnológicos y una verdadera maquinaria para producir nuevas historias, que he llegado a pensar que el enfoque es más el ejercicio que el resultado.

He aprendido a no creer todas las historias; inclusive recomiendo no creer la propia y mucho menos cuando se ha cambiado.

Muchas veces la historia real es menos entretenida que la transformada luego de horas de asesorías y consultores que “pusieron la mano” en el proyecto.

Luego que varios años, entiendo que no hay reglas, sino realidades.

Estas realidades, luego de mucha reflexión quiero compartirlas con aquellos jóvenes emprendedores que me siguen en las redes sociales.

1- Los emprendimientos tecnológicos de software son intangibles

Inicia con una idea, luego código, base de datos, un servidor, etc. Puede desarrollarse en cualquier parte del mundo, en un garaje, en la hora extra antes de dormir.

Es algo que puedes ocultar hasta que salga, que en muchas ocasiones no implica costos, hasta que sean necesarios.

La experiencia de los últimos 10 años implica que las ideas frescas vienen del software nuevo que generan mentes brillantes, fuera de las estructuras de trabajo y formación tradicionales.

Cuando se formaliza pierde la capacidad de Innovar.

2- Lo intangible en Latinoamérica no es financiable

Recorriendo una parte de Latinoamérica, encuentro que las historias de los emprendedores en cada país es similar en Puerto Rico, República Dominicana, Colombia, Panamá, Argentina.

Si el emprendedor intenta lograr financiamiento, no lo consigue. Su empresa no tiene el valor —ni los ingresos— para recibir el financiamiento y muchos menos tiene un inventario (obviamente porque es intangible) para garantizar.

Un modelo holístico tiene que convertirse en formal y ahí pierde la chispa de la Innovación.

3- La nube no justifica gastos ante el fisco

Si como todo emprendedor de software, app, portal, etc., pagas por un servicio de Cloud Computing, te encontrarás que es un pago internacional y que en muchas jurisdicciones no aplica como un gasto que puedes justificar para el pago de impuestos.

De hecho, sobre el pago del servicio es posible que tengas que pagar entre un 18% a un 25% adicional para reportar dicho gasto.

4- La tecnología es magia

Si logras sobrevivir, encontrar financiamiento, mantenerte a flote ante el Estado, verás que la otra realidad es el mercado donde te desenvuelvas.

Para muchos en Latinoamérica la tecnología es magia; cuando me refiero a que las personas no entienden cómo funciona, existe un conocimiento general sobre el resultado que produce, pero no cómo se logra.

Esta es la principal barrera de entrada para tu producto o servicio al mercado: Mientras más entienda ese individuo, intentará cambiarlo.

Sí, porque al entenderlo quiere ajustarlo a su realidad.

Cuando la tecnología se percibe como magia, todos quieren ser magos; la magia es un truco y cuando hablamos de procesos de software, esa visión es totalmente incompatible.

5- Los proyectos de tecnología son eternos

El software está terminado, listo para su distribución; pero en cada lugar que aterriza, al ser Latinoamericano, tiene que ser cambiado.

Aquí es donde se inicia un proceso eterno, otra realidad y una de las más importantes.

Hace más de 10 años el software pasó de ser instalado a utilizarse online, de estar terminado a ser beta; ahora las betas son públicas y la actualización es continua.

Gracias a Google, Facebook, Apple, Samsung, entre otros gigantes, el consumidor piensa que el software es un valor. Eso está bien cuando consumes el servicio de una compañía y mucho más cuando vemos un sistema operativo como un servicio (Software as a Service — S.A.S.).

Cuando traemos ésta realidad al campo del emprendedor, ese paradigma que tiene cada ejecutivo de la empresa —como consumidor— lo quiere aplicar a sus plataformas sin querer presupuestar los recursos que mínimamente empresas como Google, Facebook y Apple invierten en sus aplicaciones y sistemas.

Una realidad que debe reflejarse en un contrato de servicio —casi eterno— que castiga más al emprendimiento porque aún no es gigante y quizás por la coyuntura ha seleccionado el modelo menos idóneo para interactuar con el mercado.

6- La tecnología que utilizas es tu principal amenaza

Como el software es percibido como eterno, la amenaza más grande son los cambios que constantemente se realizan en las plataformas que el emprendedor no controla.

Las historias de terror sobre el proceso de aprobaciones del Apple Store: Arbitrario.

Obviamente todos luchan por un mejor sistema, por crear múltiples innovaciones, pero está limitado por la tecnología que consumes.

Sólo los proyectos que deciden construir sus propias soluciones —logrando sobrevivir a los 5 puntos previos— cambian su entorno y se liberan de esta amenaza.

7- Hasta que salgas del tanque, estás en el tanque

Muchos conocerán el término tanque asociado al programa de televisión “Shark Tank” transmitido por la cadena ABC, en el formato del programa los emprendedores entran por su propia voluntad al tanque.

La realidad es que el tanque es tu mercado, donde tendrás que lidiar tanto con el Estado y las regulaciones, tus Competidores y sus estratagemas, tus Clientes y sus necesidades, el Ecosistema Emprendedor y su camisa de fuerza, tus Empleados y su visión, tus Asociados y sus intereses.

Salir del tanque no es salir del país, sino hacer que tus emprendimientos tecnológicos puedan generar el desarrollo necesario para ti y tu familia, aunque te muerdan los tiburones.


Publicado en Linkedin Pulse.

Un pensamiento en “7 realidades de los emprendimientos tecnológicos

Deja un comentario