Unicornios en Silicon Valley, nosotros tenemos Ciguapas

El ecosistema emprendedor dominicano está en constante expansión. Incrementando los riesgos de que las empresas fantásticas o unicornios, predominen sobre la aplicación de recursos para resolver nuestros problemas sociales.

Lo primero es que debemos entender qué es un Unicornio; en Estados Unidos se define como un emprendimiento valorado en más Mil millones de dólares.

El término fue acuñado en 2013 por el capitalista de riesgo Aileen Lee, eligiendo el animal mítico para representar la rareza estadística de tales empresas exitosas.

Tipos de unicornios

  • Los unicornios tecnológicos canadienses son conocidos como narwhals o unicornio de mar.
  • Un decacorn es una palabra usada para esas compañías sobre US$10 mil millones,
  • mientras que el hectocorn es el término apropiado para tal compañía valoró sobre US$100 mil millones.
  • Un unicornio muerto se define como unicorpse.
Los Unicornios son un fenómeno global

Los Unicornios son un fenómeno global.

De acuerdo con TechCrunch, había 223 unicornios a partir de marzo de 2017.

Los unicornios más grandes conocidos son Uber, Xiaomi, Airbnb, Palantir, Dropbox y Pinterest. Snap, Inc. es el decacorn más reciente que se convirtió en una empresa pública el pasado 2 de marzo de 2017.

Bill Gurley, socio de Benchmark, predijo en marzo de 2015 —ante el rápido aumento del número de unicornios— presagió lo que ha denominado una “burbuja de riesgo” que eventualmente estallará, dejando a su paso lo que él llama unicornios muertos o unicorpses.

El mito del emprendedor

Según Janessa Lantz de Thing Growth, el mito de un emprendedor solitario o emprendedor, que crea la innovaciónes soportado por la industria porque es una historia inspiradora.

Pero no es una historia muy útil.

Si usted está interesado en atraer a jóvenes con MBA’s de Harvard, Princeton o Babson, lejos del mundo financiero o una carrera en tecnología fuera de nuestro país, el mito del emprendedor solitario es una historia útil.

Pero si un país está interesado en construir un centro de innovación en su ciudad o país, o piensa destronar a Silicon Valley y —de paso— a los Estados Unidos de su lugar sitial en la innovación, debe entender la historia real de cómo funciona.

“Sí, la innovación necesita empresarios — afirma Lantz, también necesita capitales de riesgo. Pero el factor más debilitado y posiblemente más importante en la innovación es el papel de la financiación gubernamental para la investigación académica”.

Juntos, estos tres ingredientes han sido responsables de algunos de los avances tecnológicos más interesantes en los últimos 50 años.

La Ciguapa

La ciguapa

La Ciguapa.

Una Ciguapa es una criatura mitológica del folklore dominicano. Se describen comúnmente que tienen forma humana de mujer con la piel marrón o azul oscuro.

Sus pies que miran hacia atrás, y manos muy largas; tienen el pelo liso, tan suave que cubre sus cuerpos completamente desnudos.

Supuestamente habitan en las altas montañas de la República Dominicana; hace siglos que no se ha encontrado una criatura como esta.

De la misma manera, no hemos visto un emprendimiento dominicano valorado en Mil millones de dólares.

¿Por qué?

En República Dominicana no nacen Unicornios

Si compraramos una Ciguapa con un Unicornio, podemos darnos cuenta sus diferencias; ambas son criaturas mágicas, pese a que la Ciguapa es más parecida a una Sirena en sus encantos.

Cuando encuentras un Unicornio, tienes algo de mucho valor. Inclusive sus heces pueden ser pepitas de oro (grandes oficinas, beneficios descomunales; una “vida de emprendedor”).

En cambio, el encanto de la Ciguapa —según las leyendas— puede costarle la vida a cualquiera.

La realidad es que debemos analizar las oportunidades que desde hace 50 años se desarrollaron en Silicon Valley.

Financiación que recibieron las universidades.

Financiación que recibieron las universidades.

Esto fue gracias a la inversión de la milicia norteamericana por la presión de la Guerra Fría, se repartieron las diferentes tareas entre múltipes equipos de investigación.

El dinero fluyó entre las Universidades, donde los requerimientos ayudaban a sustentar a los investigadores.

Durante 10 años, por relativamente poco dinero, creaciones como el microondas hasta el microprocesador nacieron de dichos esfuerzos.

La enseñanza del emprendimiento como hija de la necesidad

Frederick Terman era jefe del departamento de ingeniería en la Universidad de Stanford —una de las que recibió menos dinero en aquella época.

Como solución, ellos empezaron a enseñar a los investigadores a lograr vender sus descubrimientos.

Las tres cosas que crean el “ecosistema” emprendedor fueron las siguientes:

  • Conocimiento de cómo hacerlo: Este es el legado de Terman. Su objetivo es enseñar a los científicos, la investigación y otros empresarios los aspectos básicos del ajuste del mercado de productos, el desarrollo del cliente y las estrategias de crecimiento.
  • Sabiendo que se puede hacer. Esto crea el “volante” que vemos en los centros de tecnología como Silicon Valley, Berlín y Tel Aviv. Los emprendedores inspiran el espíritu empresarial.
  • Buscar el espacio. Este es el lugar donde la gente puede interactuar – concursos de planes de negocios, un café de riesgo, una institución académica.

Aquí hay varias razones, por la cual los emprendedores de hoy, se reúnen en cafés y su mejor herramienta es el networking.

Al final de cuentas, aquellos que no recibieron un gran subsidio o fondos jugosos del gobierno, tuvieron que aprender a buscar su capital.

Cuando llegan los inversionistas

Fairchild Semiconductor fue la primera empresa de capital riesgo respaldada. Y a mediados de la década de 1950 Silicon Valley vio sus primeras IPOs: Varian (1956), Hewlett Packard (1957, fundado por estudiantes de Terman) y Ampex (1958).

Steve blank, profesor de Stanford, ha publicado volúmenes de investigación y posts sobre la historia secreta de Silicon Valley, el afirma lo siguiente:

“Cuando el capital de riesgo comenzó hace 50-60 años, también financiaron proyectos riesgosos. No había un lugar que devolviera dividendos. Hoy en día los fondos de capital de riesgo se utilizan para aplicaciones inteligentes, medios de comunicación social -cosas que devuelven beneficios. Dios bendiga el capitalismo.”

Creo que no hay que abundar.

Entonces, podemos comprender a la Ciguapa

Localmente tenemos a los emprendedores e interesantes iniciativas para el acceso a capital de riesgo. Una comunidad de inversionistas ángeles que están esperando el próximo Facebook.

Pero la inversión en investigación o el encuentro casual entre los emprendedores y los investigadores, no se produce.

Tendremos que esperar a que los científicos puedan aprender a emprender como lo hicieron en Stanford hace 5o años atrás, fuera y muy lejos de nuestro país.

¿Qué propongo?

Un esfuerzo orgánico de las universidades para que los interesados —emprendedores con capital y ganas, puedan conocer las investigaciones que se realizan en dichas instituciones.

Recientemente se están celebrando eventos sobre innovación y vinculación en la región, pero ocurre el mismo problema: los científicos se encierran en el claustro a esperar que salga el humo blanco.

Hasta que no se reúnan los tres ejes, no tendremos Unicornios en República Dominicana, tampoco hemos atrapado una Ciguapa para saber cuál es su valor.

Deja un comentario