Verizon presentó a los ganadores del concurso al mejor portal dominicano

Verizon Dominicana presentó a los ganadores del concurso “Mejor Portal Dominicano”, durante un acto celebrado en el Salón Multiusos de su edificio Corporativo. En el concurso se inscribieron 131 portales de creación criolla, de los cuales fueron elegidos 25 como los más destacados, y luego cinco finalistas. Los portales que llegaron a la recta final del concurso fueron:

Iván Amador- www.soydominicano.com; Michael Harel / Merit Design -www.golfdominicano.com-; Daniel Harel / Merit Design -www.diariolibre.com-; Pavel E. Simó Rodríguez -www.odte.org-; y Arturo López Valerio -www.constanza.com.do-.

Apoyo

El acto fue presidido por Deisy Salcedo, vicepresidenta de Planificación Estratégica y Desarrollo de Soluciones de Verizon, quien hizo la entrega del primer lugar del concurso a Daniel Harel / Merit Design, encargado del diseño de www.diariolibre.com. Verizon entregó la suma de RD$100,000.00, y el derecho de representar a República Dominicana en el Premio AHCIET 2005 al ganador del primer lugar. La empresa de telecomunicaciones, reconociendo la importancia del uso del internet y de la evolución que ha sufrido la Web dominicana, tomó la iniciativa de premiar a los mejores talentos de web con dicho concurso. Con la creación de este premio de creatividad, Verizon Dominicana deja instituido un galardón especial que incentiva el desarrollo del contenido dominicano.

Seleccionados

Las categorías determinadas para los diversos portales fueron Medios de Comunicación, Educación, Arte y Cultura, Gubernamental, Deportes y Comercio. Verizon conformó un equipo de excelentes profesionales para la selección de los portales, que estuvo integrado por Adolfo Lucero, vice-rector Altos de Chavón; Amílcar Kalaf, gerente general Cazar DDB; Carlos Sangiovanni, decano carrera de Artes y Comunicación UNAPEC; Rafael Rincón, director de Publicidad Unibe; y Aleksandar Dulovic, encargado del Centro de Excelencia de Multimedia del ITLA.

Fuente: Diario Libre

Vete y no peques más

“Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.” Juan 8:10-11

La vida cristiana es una constante renuncia, negación y muerte a los deseos de la carne, acompañada de una firmeza absoluta de renovarnos y dejar todo atrás, para enfocarnos en nuestro galardón eterno. Ahora, ¿qué sucede cuando, dejando muchas cosas atrás, volvemos a ellas? Según la palabra de Dios, no somos aptos para el reino de Dios (Lucas 9:62).

En el evangelio de Juan, con las palabras “no peques más”, nuestro Señor Jesucristo señala una orden absoluta de no volver atrás y de no tener en poco su sacrificio. Hay un poderío de Dios reconocido en nuestras vidas, fruto de su obra manifiesta en nosotros, provocando una fidelidad tal a esas palabras de perdón y sanidad, que no nos permite apartarnos de Él (Jueces 2:7).

Muchas veces, volvemos y cometemos el mismo error. Jesús fue muy claro al decir al paralítico del estanque:

“Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor.” (Juan 5:14)

No podemos continuar tropezando con el mismo error. Si obviamos el poderío de Dios sobre nuestras vidas, ya no hay maravillas, ni milagros, ni palabras que lleven a una actitud de arrepentimiento y de temor reverente delante de su presencia; hablo de obviar a Dios, pasar por alto, olvidarlo, que es lo mismo que matar al juez de nuestra propia conciencia (Jueces 2:19).

El volver a las “viejas mañas” y actitudes pasadas, representa que realmente no le conocemos (1 Corintios 15:34). Continuar pecando deliberadamente es someternos a esclavitud (Romanos 6:16), siendo vulnerables al maligno, por el pecado en el que somos reincidentes.

Hermanos, es un deber personal que cada día nos despojemos de todo peso de pecado que nos asedie y continuemos esta carrera con paciencia (Hebreos 12:1), en la cual no estamos exentos de tribulaciones, pero sabemos que las mismas producen un peso de gloria (2 Corintios 4:17) que nos hace mirar las cosas que no se ven, esto es, las cosas donde no hay pecado.

Recordemos pues que, si le hemos recibido, ya no somos esclavos ni practicantes del pecado, sino siervos de la justicia, nacidos de Dios (Romanos 6:17-18; 1 Juan 5:18).

¡Dios les bendiga!

TICs: ¿para consumir o para desarrollar?

La cuestión proviene de la forma de aplicación del concepto. Las nuevas tecnologí­as deben aplicarse para traer un impacto en el desarrollo dentro de un sector y en una nación. Es como producir un shock eléctrico en un corazón moribundo para provocar que éste vuelva a latir. Al incorporar recursos de tecnologí­a se pretende introducir un catalizador para el desarrollo, esto debe ser preciso y focalizado; aunque coincido con quienes exponen que TICs no es sólo conectividad, para lograr desarrollo debe existir un enfoque hacia recursos y tecnologí­as de comunicación.

Un concepto que está vigente desde el 1997 es “reducir la brecha tecnológica”, donde se procedió a “virtualizar” muchas herramientas de información, pero no existió un enfoque lógico. Si vemos las inversiones de los últimos años relacionadas al concepto TIC´s, podemos ver la creación de múltiples páginas de internet, portales, adquisición de hardware, renta de acceso a internet, compra de licencias de software, etc., que podemos definir como un perí­odo de consumo de tecnologí­a.

Los gestores de iniciativas TIC´s se convirtieron en grandes departamentos de compra, haciendo acuerdos con suplidores y basándose en volúmenes para conseguir el hardware, software y los recursos de comunicación para suplir al desarrollo del concepto. Al final de cuentas, cada iniciativa ha sido como un barril sin fondo que ha consumido sus recursos por el impacto de los costos y no han podido “despegar” para el trabajo por el cual fueron concebidos.

El concepto TIC´s no requiere de grandes recursos tecnológicos, sino de grandes recursos humanos. Recursos que puedan desarrollarse con las herramientas que puedan adquirirse; un punto más opuesto es que esos recursos puedan crear herramientas para el desarrollo, dejar de ser consumidores y puedan convertirse en desarrolladores.

¿De donde viene la cuestión? Cada vez que compramos, sabemos que debemos volver a adquirir dichos recursos dentro de 3 a 5 años (nuevos equipos, nuevas versiones de software), pero formar un nuevo grupo de profesionales que puedan desarrollar, armar y crear dichas herramientas, entonces, nosotros desarrollamos piezas claves para construir un nuevo desarrollo. Suena redundante pero es claro.

¿Por qué enseñar las herramientas visuales, si podemos formar individuos que puedan desarrollar las herramientas mismas? ¿Por qué enseñar a usar una computadora, si podemos formar individuos que puedan construirlas? (Si sabes construirla o armala, ya sabes utilizarla.) Es entendible que todos los individuos no son iguales, pero la experiencia con equipos multidisciplinarios ha comprobado que mientras puedas apoderar de más y mejor conocimiento a los recursos, tienes la posibilidad de aumentar la respuesta a la solución de problemas. Un ejemplo claro se presenta una oficina, no es necesario colocar una PC con alta velocidad, memoria y multimedia si vas a utilizar el equipo para procesar una carta. Tampoco tienes que migrarte a una versión 2005, si vas a realizar un “Merge” que está desde tu versión del 1997.

Es un asunto de ser prácticos, es responsabilidad si lo queremos llamar así­. Si consumes, solo estás claro en que vas a utilizar lo que te pongan sin pensar en que lo estás sub-utilizando. Mientas tanto, cuando creas o construyes, sabes que no puedes desperdiciar recursos en procesos que no los requieren y los movilizas o centralizas en los más prioritarios.

Definitivamente, TIC´s para el desarrollo no es sinónimo de consumo de tecnologí­a, sino de aplicación de la tecnologí­a para contribuir al desarrollo. La clave para el enfoque requiere saber si queremos consumir o construir el desarrollo.

Publicado en: Impulsar.org