Amarás a tu prójimo como a ti mismo

Romanos 13:9 “Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Muchas veces tenemos sentimientos en nuestros corazones que sabemos que están mal para con Dios. Pero no los dejamos. Codiciamos algo, lo queremos, y sin importar que destruya o agravie a alguien, seguimos adelante.

Pero giremos 180º. Si esa codicia fuese de alguien contra algo tuyo, ¿no te sentirías mal? Entiendo que cualquiera de nosotros saldría a pelear lo suyo.

Entonces ahí aplica: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De manera inconsciente dejamos de amar cuando buscamos lo nuestro, nuestro provecho propio. El amor no busca lo suyo (1 Corintios 13).

Dios les bendiga!

Deja un comentario