Remisión

Lectura de 1 minutos

La remisión o condonación en Derecho, es el acto jurídico mediante el cual una persona que es acreedora de otra decide renunciar a su derecho frente a la otra, liberando del pago al deudor.

Eso es lo que Jesús hizo con nosotros, nos redimió del pecado y de muerte; esto es proclamado en la profecía de Isaías en el capítulo 61.

“El Espíritu del Señor está sobre mí,
Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
A pregonar libertad a los cautivos,
Y vista a los ciegos;
A poner en libertad a los oprimidos;
A predicar el año agradable del Señor.” Lucas 4:18-19

La remisión se inicia con la comunión con Dios; una vez en comunión, en mí se manifiesta la unción del Espíritu Santo. En dicha comunión entendemos que tenemos un “derecho” sobre otros del cual debemos renunciar.

Siempre queremos salir a hacer la obra y libertar a los que no conocemos. Pero el Espíritu me hizo la siguiente pregunta: ¿Y mi esposa? ¿Mis hijos? ¿La doméstica? ¿El jardinero? ¿La suegra, la tía, la cuñada y el vecino, no necesitan ser libertados? ¿No necesito perdonarlos para que entonces en santidad pueda proclamar el año agradable del Señor?

Entonces he visto que en mí tengo que restaurar la comunión con Dios, para entonces poder renunciar a ese “derecho” que no me permite perdonar a mi hermano. Este es un año de restauración, de barbecho, de remisión.

“Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.” Mateo 6:12

¡Dios les bendiga!

Deja un comentario