Lo que no sea mencionado, no hace verdadero que deje de existir

Hace años que pude leer una versión al español del Libro Fundación, de Issaac Asimov. En esta novela el persona Hari Seldon, se debate entre un mundo lleno de robots y alta tecnología, oprimidos por un imperio que controla toda la galaxia.

Dentro de esta panorámica, el personaje puede predecir matemáticamente el futuro, utilizando la “psychohistory“, donde descubre que inevitablemente el imperio caería y la época que conoce sería surmergia en un caos total, hasta que se levantara un nuevo imperio 30,000 años despúes.

De acuerdo a los cálculos de Hari Seldon, el podía reducir los 30,000 años en 1,000, utilizando un equipo de personas que almacenaran todo el conocimiento de la galaxia en un planeta alejado, siendo de esta manera -a través de conocimiento- que pudiese establecerse el nuevo imperio.

Cuando el conocimiento o información es olvidada

En el caso del universo de Seldon, la información era la base para el análisis y la predicción o probabilística -si queremos llamarla así. El punto importante es que todo conocimiento era importate para la solución de problemas futuros, mucho más para evitar que el período de caos permaneciera mucho años más -coincidencialmente esta ficción no dista mucho de nuestra realidad.

Y esta es la motivación de esta nota, vemos con bastante preocupación la cotidianidad de las noticias matutinas y vespertinas en lo que refiere a prioridades. En nuestro entorno de comunicación los males que acosan a la población dejan de existir, cuando dejan de ser promovidos por los medios de comunicación.

Es una táctica persistente de los estados el tomar control de la opinión pública, pero debemos entender ahora más que nunca, que la información ya está democratizada. Cuando los medios de circulación nacional se nutren de la demagogia tecnológica para acompañar al ocultamiento de los males nacionales, entonces, los medios democratizados que florecen en el internet, deben hacerse eco de los males reales.

Es verdad que necesitamos internet, acceso, banda ancha, computadoras, pero nuestra realidad para el progreso es poder eliminar el dengue, las ratas, los mosquitos que tanto aquejan a nuestra sociedad.

El dengue ya no se menciona, la epidemia de ratas tampoco, pero señores, eso no es indicativo o hace verdadero que han dejado de existir. Pero han sido olvidadas, sacadas y destruídas quizás de la gran biblioteca de Hari Seldon.

Ocultar es más fácil

Parece que es más fácil eliminar un contenido del stream noticioso de la nación, que verdaderamente resolver los problemas. En esta era tecnológica, donde no hablamos con la gente, sino que recibimos cadenas de emails (que no sabemos de dónde provienen), leemos las noticias de fuentes electrónicas; parece que al eliminar los contenidos sobre el problema, ya el problema está resuelto. Eso es aparente.

Un caso es el de la electricidad, cuando no se hablaba de apagones, la deuda del gobierno con el sector eléctrico crecía, pero nadie informaba. Mientras tanto, una bola de nieve crecía y las consecuencias son evidentes: No hay luz, ni dinero para el sector.

Es menester de todos no dejar que el cúmulo de información nos ahoge y que los problemas desaparezcan porque la noticia de ahora son los juguetes del estado. Ya sea Internet, Metro o una caja de bolitas, no pueden preceder en importancia el seguimiento de problemas que atrasan el desarrollo.

Detectemos “El Concepto”

La demagogia tecnológica consiste es presentar que la inversión en los recursos tecnológicos inciden en el desarrollo de la nación. Cuando el concepto de desarrollo humano (según los expertos) habla de desarrollar a la gente, pero para esto el estado debe cumplir con las necesidades básicas.

Un concepto no puede imperar sobre los problemas y sobre el derecho a la libre información. Pero la orquestación que vemos a diario me lleva a buscar otra fuente, más información. Espero que este aparente “olvido intergaláctico” no afecte a la biblioteca de nuestra conciencia.

Mantente en contacto
Recibe una notificación cuando haya contenido nuevo.
Respetamos tu privacidad.

Deja un comentario