Zapatero a tus zapatos

Lectura de 3 minutos

En la industria Web local, muchas veces los consultores se convierten en una central de servicios para el cliente. Ya sea por la relación o simplemente, por la necesidad de mantener una facturación recurrente.

En ese sentido, el hosting u hospedaje, es uno de los rubros que los consultores Web mantienen dentro de su cartera de servicios. Es económico, simple y proporciona un gran margen, tanto así, que recuerdo que en el 2000, el dueño de una empresa Web pagaba su apartamento en Las Praderas y 2 autos del año, con lo que cobraba de hosting.

El punto es que nueve años después, ya el hosting es un commodity, es decir, que es parte esencial de las herramientas Web, pero la competencia es tan férrea, que los precios son bastante económicos. Eso provoca que los clientes “sospechen” que los consultores le estén timando y prefieren administrar su propio hospedaje.

Cuando el Zapatero se convierte en tecnólogo

Una vez la sospecha llega al cliente, mi recomendación es: dejarlo ir. Porque el tiempo que te hacer perder o los pagos que te atrasa en lo que investiga si es real o no lo que haces, se convierte en un detonante que deteriora la relación cliente-consultor.

Cuando el Zapatero se convierte en tecnólogo simplemente recuérdele que “no podrá darle martillazos al Website”. Y es la verdad en todo el sentido de la palabra; mientras tratas de no permitirle que administre los servicios por su cuenta, más incrementa la sospecha. Una vez decides “perder el control”, ellos entonces dudan si están tomando una buena decisión.

¿Cómo así?

No ha sido una sola vez en éstos últimos 10 años, que un cliente ha decidido encargarse de sus servicios y dejarme a un lado. Simplemente mi contesta ha sido: “Hazlo, entiendo que tienes todos los argumentos necesarios que poder manejar el sistema perfectamente”. Al parecer esa respuesta les preocupa y entonces prefieren reconsiderarlo.

Hasta ahora, todo parece que no pierdo y esa no es la percepción correcta. He perdido cuentas y otras han tenido su justa retribución. Recuerdo un caso que el cliente decide manejar sus servidores, pero al año siguiente, olvida que tiene que renovar el servicio; entonces me llama y me reclama que su servicio no está activo. En ese momento tuve que recordarle que la relación de negocios fue terminada por él desde hace 1 año y que la responsabilidad del servicio era suya.

¡Ahí está el detalle! Los clientes perciben que pueden eliminar los pagos por servicio, pero la responsabilidad sigue siendo nuestra. Esa es una de las razones por la cual, preferí constituir una compañía y evitar ser consultor independiente; cuando existe una facturación de servicios recurrentes, es mejor trabajarlas bajo un marco de institucionalidad.

La próxima vez que un cliente decida suspender sus servicios, permítaselo -es mi recomendación. Es preferible que aprenda de sus experiencias. Si le va bien, le agradecerá la oportunidad, si le va mal, también le agradecerá el hecho que estés disponible para poder ayudarlo.

Quizás entienda: Ne sútor ultra crépidam. ¡Hasta la próxima!

4 pensamientos en “Zapatero a tus zapatos

  1. Buen punto. Existe un punto a favor del cliente: La relación. Hay cuentas las cuales tengo por años, que el ayudarles es parte de la relación misma.El punto ético tiene mucho que ver con el grado de relación entre el cliente y el consultor.Ah! De paso, si pruebas con Google Apps, te simplificas muchos problemas de mensajería. Garantizado.

  2. Totalmente de acuerdo. Yo también los dejo ir, porque al final, la experiencia que he tenido hasta la fecha, es que generalmente siempre regresan en un futuro.Sin embargo, a veces uno se da cuenta que están tomando una decisión sin tener en cuenta todos los elementos y "it's an accident waiting to happen". Por ejemplo, creen que cambiar de servidor es simplemente cambiar los DNS, pero se olvidan que deben hacer la configuración de nuevo de todas las cuentas de correo, o bien establecer los MX records correspondientes en el panel de control nuevo. Y luego te llaman durante el fin de semana o dia feriado, ahogándose porque los correos aún no funcionan. Entonces, siempre le surje la duda a un@ sobre cómo actuar: los ayudo y les evito el accidente o dejo que comentan sus errores para que valoren el trabajo especializado y reconozcan "zapatero a sus zapatos"?!

Deja un comentario