Tenemos más gadgets, pero menos desarrollo

Lectura de 4 minutos

Hace 4 años, escribí un artículo sobre TICs, ¿para consumir o desarrollar? En el mismo, exponía sobre la necesidad de cambiar el concepto de “reducir la brecha tecnológica”; no hay necesidad de comprar, gastar y llenar el equipos la nación dominicana, sino, de crear un desarrollo humano.

El concepto TIC´s no requiere de grandes recursos tecnológicos, sino de grandes recursos humanos. Recursos que puedan desarrollarse con las herramientas que puedan adquirirse; un punto más opuesto es que esos recursos puedan crear herramientas para el desarrollo, dejar de ser consumidores y puedan convertirse en desarrolladores. Arturo López Valerio


Desde ese momento confieso que descubrí el concepto. Algo que flota en medio de la “media” tradicional, la blogósfera, twittósfera o feisbukósfera; temas y entre líneas que se remontan al 1997. Somos consumidores de tecnología, pero no invertimos en desarrollar la misma.

Como nación del tercer mundo -sí, ¿aún usted pretende negarlo?, tenemos lagunas tan grandes como las de un niño de primaria; que cuando tiene que repetir el curso, los padres pagan para promoverlo. Al final, no aprendemos a producir nuestra propia tecnología.

Lloramos por el Blu Ray, Blackberry, iPhone, HD, TV Digital; pero cuando doblamos la esquina, nos encontramos con la esponja en el vidrio, recordándonos dónde estamos. Deténgase y piense: Mientras más avanza la tecnología más retrocedemos como nación; porque los que están afuera si están trabajando en su desarrollo.

Tenemos más gadgets, pero menos desarrollo. Pero, ¿cómo cambiamos eso? Rompiendo nuestros paradigmas internos como sociedad, los cuales la última revisión a la Carta Magna ha demostrado que la clase dominante es ultra-conservadora. Sí, puedes ser ultra-conservador y llevar un blackberry en la mano, eso se llama “democratización de la tecnología”.

El consumo

A esa misma “democratización tecnológica” añádale un poco de presión social y mercadeo: Inmediatamente obtenemos un factor de consumo. Si quieres dentro de tu élite demostrar desarrollo, debes tener los últimos gadgets de moda (tampoco es un pecado, que se entienda).

Mi problema no es que los importadores hagan su “agosto” con las tendencias. Ni que las Telefónicas renueven el parque celular cada 6 meses. Mi problema es que se le está enseñando al que no puede, que debe adquirir algo que en términos económicos no le es factible.

Como en el caso del Software: Le enseñamos el software a los estudiantes, algo que no van a poder comprar, pero que si pueden piratear.

Me dirán mis colegas: “Pero Arturo, muchos productos en el mercado son aspiracionales; siempre va a existir un jodío que va a querer comprar lo que no puede. A la verdad así es nuestra sociedad”.

Momento de Construir el Conocimiento

Independientemente de los comentarios de mis colegas; me encuentro en la calle y en reuniones, con personas con la presión de cambiar de equipo móvil pero no pueden asumir el costo en el momento.

Son profesionales, personas que suplen a sus familias, pero que en estos momentos de restricción no pueden “darse el lujo” o realizar la “inversión” para comprar un equipo avanzado o un smartphone.

Entonces viene el planteamiento: El reducir la brecha digital no es incorporar nueva tecnología, sino hacer uso de la tecnología aplicada al contexto. Es decir, que si lo que hay es un Motorola V3. Entonces los expertos en TICs para el desarrollo no empujaremos al individuo a buscarse una blackberry, sino enseñarle a resolver el problema con su V3; para cuando el pueda desarrollarse, compre su blackberry.

Claro, esto es un discurso social. Si trabajas en una telco, tu salario depende que medio país compre el nuevo equipo. ¿Quieres usar “tüiter” (Twitter), “jäifai” (Hi-5), “feísbu” (facebook) o tu “gimail” (gmail)? Si tienes un celular con Java incorporado y activas el acceso a internet (antiguamente WAP) de tu móvil, puedes utilizar dichas aplicaciones sociales.

¿Cómo?

Existen aplicaciones hechas en Java, que funcionan en el celular. Éstas tienen la característica que no dependen del tipo de interfase del teléfono que tengas y sobre todo, que te ayudan a ahorrar tiempo de conexión al Internet.

Puedes leer cómo usar Gmail en tu celular: https://www.arturolopezvalerio.com/2008/11/no-tienes-que-cambiar-tu-mvil.html

También, cómo usar twitter sin tener iPhone o Blackberry: https://www.arturolopezvalerio.com/2008/11/tiny-twitter.html

Existen muchas aplicaciones similares a éstas para utilizarlas en tu móvil. El dato interesante, es que los juegos fueron las primeras aplicaciones que llegaron a los móviles. De hecho, éstas consumen más memoria que facebook o twitter.

Conforme van avanzado las tecnologías -aparte del mercadeo- existen mejoras que se aplican a los productos. Por eso son mejores y más atractivos que sus predecesores. Entiendo que nuestro error técnico y social es que no le damos oportunidad a los que quieren desarrollarse, no les permitimos seguir el ritmo.

Cuando a ellos llega la tecnología, ya es vieja. De esta forma, sólo tenemos más gadgets y menos desarrollo.

2 pensamientos en “Tenemos más gadgets, pero menos desarrollo

  1. Este articulo me acuerda a cuando el avance de la tecnologia de una persona dependia del bolsillo de este, y este le daba un buen uso, puesto que el enfoque era en lo que podia hacer el aparato y no en un servicio que deberia usarse en conjunto con dicho aparato para ser mas util o generar una venta.Los servicios para complementar el aparato siempre han estado alli, lo unico que por falta de demanda el precio del servicio era elevado. Al ver estas empresas que podian hacer mas dinero si desarrollaban la idea de servicios alcanzables por todos, estos decidieron hacerlos mas asequibles, pero desde el principio nunca fueron tan baratos hasta no llegar una gran demanda y competidores en el mercado con mejor servicio.Quizas el precio de los servicios estan correctos, aun no se vean reducidos al porcentage de salarios minimos. Entonces no seria menos desarrollo por parte de ellos, si no otro problema mas fundamental, un problema que en si no tenga que ver nada con tecnologia.

Deja un comentario