Los servicios gubernamentales deben ser accesibles e imparciales

1 de 2

El uso del Internet en nuestro país está incrementando de forma exponencial a través de los años. Esto se hace presente también en la demanda de los servicios y la implementación de nuevas soluciones en instituciones públicas, empresas y organizaciones sin fines de lucro.

También es entendible que existen tecnologías que predominan unas más que otras. Pero es obvio que cuando un servicio se cataloga como “universal”, es el servicio quien busca las formas que facilitarles la vida a los usuarios que le acceden. Desde ese momento hablamos de usabilidad.

¿Qué es usabilidad?

Según la Oficina Internacional para la Estandarización: “La usabilidad se refiere a la capacidad de un software de ser comprendido, aprendido, usado y ser atractivo para el usuario, en condiciones específicas de uso”. También indica que “usabilidad es la eficacia, eficiencia y satisfacción con la que un producto permite alcanzar objetivos específicos a usuarios específicos en un contexto de uso específico”.

Es decir, que con la usabilidad, buscamos que los usuarios puedan entender y utilizar el sistema, alcanzando los objetivos específicos para el cual fue creado. Cuando llegas a una pantalla y tienes que descifrar cómo se utiliza o tienen que explicarte cómo se usa, no es usable.

Elección tecnológica

Recientemente nuestro gerente financiero en Numericit, estaba realizando las tareas básicas de descargar los formularios de IT-1, desde el sitio Web de la DGII. Pero nos encontramos con algo interesante en el sistema: Si no tienes instalado Microsoft Office 2007, no puedes bajar el reporte.

Entiendo que la plataforma eficiente de la Dirección General de Impuestos Internos, funciona bajo tecnología Microsoft. También es entendible que dicha tecnología tiene sus beneficios a la hora de integrar el Sistema Interno con el Sistema Online. Ahora, no es entendible cómo puede forzarse a un usuario a adquirir un software, cuando está realizando un proceso universal, entiéndase, una obligación que debe cumplir cada empresa en suelo dominicano.

En el screenshot puede observarse que no hay una guía o botón que indique que los formularios, reportes, etc., deben estar en formato Office 2007, 2003 o cualquiera. Esto es una falta grave de usabilidad. Entiendo que los programadores asumieron que es el sistema empresarial de mayor uso, pero esa no es la regla.

Actualmente hay sistemas como el Open Office, Star Office o soluciones en Mac, que son alternativas. La dirección debe tomar una posición más abierta con relación al uso del sistema; un discurso de apertura a las nuevas tecnologías que faciliten a una empresa pequeña que no tenga RD$6,000.00 para invertir en un Office y no quiera piratearlo.

Una opción

Los estándares de documentos abiertos (Open Document Format), que ya el mismo Office 2007 lee y escribe, debe ser una de las opciones para los usuarios del site. Un documento abierto, puede ser procesado en diferentes plataformas, por lo cual, es más comprensible que la DGII pueda asumirlo como formato opcional (de hecho, debe ser asumido por el Estado).

Una indicación sobre la descarga (en vez de asumirla automáticamente) sería un gesto muy responsable; sabemos que somos aún un país del tercer mundo, no debemos asumir que los usuarios estaremos siempre online o tengamos una tecnología pre-instalada.

Falta mucho por hacer en materia de tecnología, si queremos avanzar a través de los servicios y la democratización del acceso a la información, un buen inicio sería el empezar a incorporar los estándares internacionales (e imparciales) a los procesos “universales” de nuestras instituciones.

Mantente en contacto
Recibe una notificación cuando haya contenido nuevo.
Respetamos tu privacidad.

2 pensamientos en “Los servicios gubernamentales deben ser accesibles e imparciales

  1. También escuche a alguien quejarse porque no podia hacer transacciones en la DGII online mediante su navegador Firefox, mientras que en IE si podía hacerlo, creo ahi también es otra falta de usabilidad y accesibilidad, pero el Estado no comprende o no le interesa comprender lo de los estandares y la accesibilidad y usabilidad, lamentablemente

Deja un comentario