El concepto de Microblogging es una forma de bitácora multimedia que permite a los usuarios enviar actualizaciones de texto breves o micromedios tales como fotos o clips de audio y publicalos, ya sea para ser visto por cualquier persona o por un grupo restringido que se pueden ser elegidos por el usuario.

Estos mensajes pueden ser presentados por una variedad de medios, incluidos los mensajes de texto, mensajería instantánea, correo electrónico, de audio digital o la Web. Dicho esto, podemos considerar como Microblogging los productos comerciales Twitter, Jaiku, Meme, Indenti.ca, Woofer, entre otros.

Mis comentarios inciales

Hace meses que vengo planteando el hecho de no vincular el microblogging a una sola marca. Sobre todo, cuando la situación de Twitter no es todavía estable; primero como modelo de negocios y segundo, como plataforma en sí.

¿Por qué? Eso lo he vivido antes. Trabajé en portales en la época Pre y Post Burbúja, donde los proyectos ofrecían todo gratis. Cuando se necesitaron fondos para sustentar las grandes estructuras, los usuarios les sacaron los pies -literalmente hablando.

Twitter busca un modelo de negocios, pero es difícil si no plantearon las reglas de juego desde el principio. Abrió su core -lo cual aplaudimos, pero por novedad o notoriedad, vemos que no pueden manejar su barco -espero equivocarme; el volúmen de tráfico es incalculable, pero sabemos que desaparecerá cuando empiecen a cobrar.

El error de Twitter

Convertirse en el centro del universo o del microblogging. Reitero, su propuesta abierta e inteligente para mi, es el ejemplo más impresionante de propagación de un servicio, pero no fue pensado para el uso actual.

Twitter fue pensado por Jack Dorsey para enviar mensajes entre celulares, es decir, SMS (Short Message Service), luego fue proporcionada una interfase web para enviar mensajes sin costo a móviles. Ahora, el público tomó control de Twitter y lo aplicó a sus necesidades.

Twitter se tuvo que reinventar, pero en términos tecnológicos, eso no se ha podido compensar. Los usos múltiples de la plataforma los considero abusivos. Otros colocan modelos de negocios sobre los hombros de twitter, lo cual provoca los Outages que paralizan prácticamente a millones de usuarios.

Twitter tiene una decisión que tomar: Replantearse, fortalecerse y perder parte de la audiencia o ceder a la presión social y ser desplazado por un mejor competidor.

Propuestas más interesantes

Mientras Twitter lucha por encontrar un modelo que lo defina, existen otros proyectos que están aprendiendo de los errores de ellos. Errores que le restan y que si pudiesen corregirlos, los consolidarían.

Hablemos de Meme, proyecto de Yahoo! lanzado exclusivamente para Latinoamérica. Lo vemos como una respuesta inteligente que aplica completamente el concepto de Microblogging: Aplica multimedia en el mismo medio -sin tener que registrarte en un servicio de un tercero.

Es un alpha muy prometedor y contiene respuestas de las quejas sobre la usabilidad en Twitter. Pregunten a @seodominicana y a @hipolitodelgado, ellos pueden dar mejores comentarios. Los comandos desaparecen, porque es una aplicación web y no tiene el tortuoso “legacy sms” de Twitter.

Para los que sufren de Verborréa, tenemos Woofer. Es un Microblogging que te permite expresar en 1,400 caracteres. Es interesante, pero aún depende de una cuenta de Twitter.

Los demás como Jaiku tiene que madurar -si Google no lo mata primero, Identi.ca, entre otros; debemos darles tiempo para que desarrollen modelos propios. Generalmente, las copias aisladas no generan resultados efectivos.

¿Hacia dónde vamos?

Aún sostengo que debemos ubicarnos en el concepto de Microblogging. Aún falta mucho que ver en las funcionalidades de los servicios. Más aún, considero que Twitter está a tiempo de replantearse con fuerza. Pero no olvidemos que su salida sería desconectar a los servicios “parásitos” e incorporar los elementos multimedia en su propuesta.

Considero al Microblogging como una forma de comunicación efectiva, humana y expontánea. Todo lo que hacemos hoy en Twitter, podemos aplicarlo a otro servicio con las mismas funcionalidades; lo único que difiere de una red a otra, es cuáles usuarios están en ella.

Twitter ha dado la pauta, construyeron el camino. Ahora, deben remover su centralismo escénico y lograr la convergencia que se está aplicando en la social media con el Open Social y el Open-ID, si esto se logra, tendremos más opciones, que al final nos proporcionarán más beneficios para relacionarnos virtualmente.