Hay días que doy una vuelta por la blogósfera dominicana y me encuentro con algunas cosas interesantes. Una es el post sobre la “retórica para nuestros ISPs“, escrito por el Bloggero Hipólito Delgado.

Después de leer el post y leer los comentarios, me he dado cuenta de lo siguiente: Para quejarse como consumidor hay que informarse.

El post tiene un mapa muy ilustrativo, que a simple vista parece una investigación seria, pero mientras vas leyendo entiendes que es un pataleo.

ADSL en República Dominicana

En el caso del servicio DSL y de las centrales, el acceso se degrada por la distancia. Pero ojo, eso no es nuevo. Desde el 2000 tenemos la misma infraestructura y la misma zona o polígono en la capital. Es caro poder extender el rango en el DSL y aún la demanda no es tan grande que justifique un cambio.

El ADSL ha crecido vorazmente durante los últimos años, al 2008 es un 66% del total del Internet dominicano, ¡un crecimiento de prácticamente el doble en 4 años! Por eso recuerden que en el 2006 y 2007, había muchas fallas del servicio, ya que ha estado creciendo en base de la misma capacidad instalada.

Pensemos

Vivimos en un país con casi 9 millones de habitantes y la penetración del Internet no es mayor del 25.6% (me refiero a cuentas, de cada 100 habitantes 3.5 tienen internet).

Cuesta rentabilizar el servicio. Pensemos: Si de 7.2 millones de unidades móviles, el 87% es prepago, ¿qué significa? Que el 87% no puede mantener una renta fija de un móvil. Es decir, ¿cómo vamos a llevar planes de Internet de a un mínimo de RD$500.00 a lugares que ni siquiera hay un computador? Vivimos en el 3er mundo.

Existen telecentros en el interior del país que no tienen acceso a Internet. Sí, el gobierno los creó, pero aún el Internet no llega a esa zona. Pensarán los capitalinos: ¡Computadoras sin Internet! Sí, en el interior tiene zonas sin Internet; debemos abrir nuestra mente fuera de las avenidas Luperón, la George Washington, la John F. Kennedy y la Máximo Gómez.

Desde mi punto de vista, eso no se va a arreglar por mucho tiempo, ya que la brecha de conectividad a Internet se pretende reducir vía el acceso móvil. Es lo más lógico: El móvil va a donde sea y es más económico que un computador. Es decir, que aquellos que quieran más ancho de banda -como planteaban en el blog de Hipólito, tendrán que mudarse a Jamaica o Miami.

Una pena

Aun no tenemos Internet en el país completo y los usuarios quieren más megas. Si tenemos algo útil que hacer -sin ofensas- promovamos que el Internet llegue a todas partes; así habrá más demanda y podrán tener lo que quieren. Pero desafortunamente -como dominicanos- empiezan al revés, pataleando sin informarse.

Les invito a participar en el movimiento TIC en Republica Dominicana y promover el cambio, pero siempre informados.