Como el Fénix, la cuyaya se levantó de sus cenizas. ¿Buscará venganza?