Las estrellas son sotaneras, pero hacen perder al más confiado…