Cuidado con las cuyayas, ella no ven a dónde van a parar…