Según los aguiluchos, Tony debió tomar el timón hace rato…