Las cuyayas parece que necesitan compañía en la tumba…