Una lucha contra la Barrick inició en la Twittósfera, pero sin muchos frutos.