Avatar (2)

Es común cuando se hacen buenas creaciones, encontrar críticas sobre el trabajo que se desarrolla. Así he visto comentarios múltiples sobre la originalidad del Guión.

Los sectores especializados critican a Cameron por su falta de imaginación en el guión, con un argumento demasiado visto ya en el cine de Hollywood.

Ahora comparan la cinta con otras producciones como Dances with Wolves o Pocahontas.

Es interesante ver cómo Cameron no se ha mostrado molesto sobre estas influencias en el film, él mismo confirma sobre todo las referencias a la producción de Kevin Costner. Es un hecho que Avatar fue concebida en 1995, un año donde las producciones menciondas tenían influencia y popularidad.

Según Cameron: “Lo que vi en la cinta de George Lucas no lo había visto nunca en mi vida. Lo que yo quiero dar al público es una experiencia similar”. Dicho esto, entendemos que un mix de todo lo acontecido a minorías indígenas (como el licuado Samurai de Lucas), produjo la gran experiencia visual que hoy disfrutamos.

¿El conflicto de Sully o la conveniencia de un ser vivo?

Para los que vimos el film, sabemos que Sully cumple su misión al ser el informante del coronel Quaritch y a la doctora Augustine; pero se enamora de Neytiri, la nativa que le muestra la maravillosa cultura ecológica Na’vi. Él sabe que éstos no querrán ser desalojados (muy típico en nuestro trópico), haciendo inevitable un conflicto armado; finalmente Jake escoge el bando Na’vi (upss, dije el final).

Vemos muy heróico a Sully, pero realmente es un reflejo de la naturaleza humana: Estaba física y socialmente discapacitado, limitado, buscando un escape de su realidad. Quizás Cameron recoge ese sentimiento que en colectividad tenemos, cuando no podemos afrontar nuestra realidad y buscamos otra alternativa.

Sabemos que el amor por Neytiri pesó en su corazón, pero de paso, escapó de un mundo cruel y vil. Un final que la humanidad anhela día tras día.

Mantente en contacto
Recibe una notificación cuando haya contenido nuevo.
Respetamos tu privacidad.

Deja un comentario