López Valerio: ‘Internet aún no decide el panorama político que tenemos’

Las redes sociales son el fenómeno del siglo XXI que dará (y está haciendo) toda una transformación en la comunicación entre seres humanos. Aparte de las grandes transformaciones que estamos viendo día a día en distintas industrias y facetas, la política es uno de esos terrenos en donde la acogida de las redes ha sido bastante aprovechada.

Luego del “Caso Obama” hace cuatro años, en donde analistas y expertos en comunicación online han destacado como ejemplo, políticos y figuras públicas del Estado dominicano adoptan de diversas formas las redes sociales para sus fines profesionales o personales. Hablamos con Arturo López Valerio, CEO de Numericit sobre el estudio que realizó en conjunto con la empresa de relaciones públicas MGPR con los principales candidatos a la Presidencia de la República en el 2012: Danilo Medina e Hipólito Mejía.

 

Arturo, en los últimos años, específicamente desde que el fenómeno del social media en la política está presente, se ha hablado de la intervención de políticos en estos entornos. Unos de forma activa, otros por estar. En el caso de Dominicana, ¿cómo tu ves esa evolución?
La evolución tiene mucho de acuerdo al manejo de cada persona con su cuenta. Por ejemplo, si observamos aquellos usuarios que tienen más followers, en el caso de Twitter, básicamente aquellas figuras políticas que utilizan las redes con fines personales, como es el caso de la Primera Dama o de Orlando Jorge Mera, han captado seguidores que desean saber qué hacen en su diario vivir, en su vida personal, lo que opinan en un tema sensitivo.

 

La interacción es clave en las redes sociales. Hay políticos que le ven valor. Otros, obedecen a sus asesores de campaña y éstos le recomiendan no hablar con sus seguidores.

 

Traspolando este concepto al entorno de política internacional, las redes sociales han sido herramientas excelentes para políticos de esta clase, incluyendo a Obama porque representan esa búsqueda del ser humano que comparte nuestras aficiones o tenemos gustos en común. Los medios de comunicación masivos, incluso la plataforma web per se, no muestran esta cara. El contraste es ver aquellos políticos que utilizan las redes solo para el uso político solamente, entonces en ellos no vemos “el lado humano” de estas figuras. Hay muchísimo contraste. Creo que las personas tienden a seguir aquellos de los cuales reciben una actualización constante, proveyendo contenido interesante.

 

En el caso de Dominicana, ¿de qué forma tú has visto que los políticos están sacando realmente partido a las redes sociales? ¿Han aprovechado de verdad estas plataformas?
Tú tienes el caso de la Primera Dama, quien ha sido conflictiva desde el primer tuit. Muchos creían que un ghost writer era quien manejaba la cuenta. Pero luego se averiguó que era ella quien realmente escribía. Entonces ella tiene un punto de vista muy específico sobre ciertos temas y no necesariamente la comunidad (los usuarios de Twitter) estaba muy de acuerdo en sus posturas. Y han habido debates intensos hasta llegar al nivel de faltarle el respeto. Pero si ves ese caminar en el pasado y ahora con su plataforma política actual al final tiene una masa, ya sea que la respeten o no, están ahí. Pienso que la figura política que mejor ha aprovechado mejor las redes ha sido ella, porque al final de cuentas ha interactuado. Me he sentado con otros políticos y he conversado y no les interesa interactuar con los usuarios en las redes.

 

Al final, ¿la interacción importa o no entre los políticos dominicanos?
Yo pienso que la interacción es clave en las redes sociales. Hay políticos que le ven valor. Otros, en cambio, obedecen a sus asesores de campaña y éstos le recomiendan no responder. “No te metas”, que ha sido el caso de muchos. Por ejemplo, si recordamos, Hipólito Mejía fue el primero de políticos en usar las redes sin necesidad de estar en campaña. Desde ahí, logró crear el concepto de “Llegó Papá” y consiguió un número amplio de seguidores. Creo que los usuarios no les hace “clic” o “engagement” el hecho de seguir a la plataforma política, sino que quieren seguir realmente a personas, esa es la esencia de las redes sociales: seguir a personas que aporten valor.

 

Con esto, ¿cuáles son los políticos que mejor utilizan las redes sociales?
Eso es valorativo. Y depende de la percepción de cualquiera. Bajo mi percepción y dividiéndolo en varios segmentos: Si es por interacción, está la Primera Dama. Si es por “plataforma política temprana”, Hipólito Mejía. Si es por logística y tema de organización de una cuenta como comando de campaña, está Danilo Medina. Como ves hay estilos diferentes. Al final, la gente sigue la cuenta o el candidato que mejor le conecta. Entonces, yo no te puedo decir si uno u otro lo ha aprovechado mejor porque a nivel político, si lo vemos ahora la Primera Dama no podría interactuar como interactuó meses atrás, le resta. Entonces, ¿qué ha hecho? Ha cambiado el perfil. Yo creo que todo depende del contexto. ¿De estos candidatos, quién lo está aprovechando mejor? Las cifras están en el Estudio y básicamente, todos están manteniendo un tipo de comunicación similar, no están corriendo riesgos. En esta área, todos se encuentran en el mismo nivel.

 

¿Se podría llegar a un caso similar al de Obama en el país, donde el candidato estadounidense logró captar donaciones y voluntariado a través de las redes?
Acá no hay masa crítica aún. Las tasas de conversión son muy bajas todavía. Entonces, todavía este no es un país conectado totalmente. Hablamos de una tasa de conectividad de un 41% en el país completo. Hay una teledensidad de un 100% pero la conectividad no la tenemos. No se va a producir ese efecto. Y aquellos simpatizantes no están conectados bajo una misma red social. Lo que pasó con Obama es que los jóvenes que no participaban en la política tradicional, lograron participación con las redes. Se la pusieron fácil para ese público. Todavía recaudar fondos para los políticos es cuesta arriba, se necesitaría una plataforma robusta y lo más cercano a eso es el caso de Danilo Medina. Y no conozco sus resultados, pero no creo que tampoco llegue al nivel. Lo resumo en tres variables: la capacidad de tu difundir el mensaje, de tener una infraestructura y la capacidad de hacer la conexión. Entonces, el candidato que tiene la mejor infraestructura quizás no logre una mejor difusión del mensaje. Hay una diferencia abismal.

 

Sobre el Estudio, ¿qué valoraciones encontraron de los políticos en las redes que se pudieron destacar con el trabajo realizado, en conjunto con MG Consulting?
Comenzamos con Twitter, luego vimos que durante un período de una semana acontecieron varios eventos en donde se generó alto tráfico de conversación (Elección de Margarita Cedeño como candidata, Ágora Dominicana, Constitución de la República y el Almuerzo de la Asociación de Industriales) en donde los candidatos estuvieron presentes. Y fue una semana bastante activa, si lo vemos del aspecto político. Lo que hubo una diferenciación de dos estilos de gestión (de las cuentas de los políticos): 1. Estilo de Volumen. 2. Un estilo que yo lo calificaría como “Libre”, en donde permeó la interacción. Me explico: si vemos la gráfica que publicamos se revela que Danilo Medina tiene más cantidad de mensajes, triplicando a Mejía. Pero la valoración –que medimos usando diversas API, contemplando mensajes negativos y positivos– vimos que en cuanto a volumen de mensajes le resta en el “sentimiento” a Danilo Medina. En cambio, Mejía, quien tuvo menor cantidad de mensajes en ese período de tiempo, tuvo una valoración positiva en los mensajes emitidos esa semana. Esa fue una de las métricas que nos causó impacto. En cuanto a mi valoración, el candidato oficial (Medina) tiene una estructura y aprovecha al máximo las herramientas sociales para difundir el mensaje. Pero eso tiene sus repercusiones. Generalmente, cuando generas más información, tienes más riesgo a obtener más negatividad.

 

Para nosotros fue una exploración a conocer cómo se comportan los candidatos y la gestión de los mismos en redes sociales. Luego de publicado el estudio en los principales medios de comunicación, los partidos evaluados y más el PLD y el PRD, reactivaron sus equipos de campaña para hacer más fuerza en las redes. En las estadísticas que estuvimos evaluando luego de noviembre, nos demuestran que están más compenetrados.

 

¿Qué opinas de las acciones de otros políticos que participan en la carrera electoral como Guillermo Moreno, Ismael Reyes, Eduardo Estrella o Soto Jiménez en las redes?
Fíjate en el caso de Soto Jiménez: él siempre está interactuando: emite contenidos, conversa. Volvemos a lo mismo y se pudiera comparar con la cantidad de seguidores de Danilo. Pero no es lo mismo. Las redes sociales son otro universo. Quizás pueda tener contenidos y a los usuarios les guste su personalidad. Quizás no por el corte político, sino por el intelectual. Pero no es lo mismo. Una cosa es seguir a un candidato porque apoyas su candidatura. Lo otro es tu seguir a ese candidato, porque te gusta lo que él o ella escriben en Twitter.

 

Pero se podría comparar con el caso de Antanas Mockus, el alcalde bogotano que tenía una alta valoración en Internet, pero no ganó los comicios en Colombia.
Recuerdo que durante las protestas en Egipto, un periodista mencionó que la revolución y los cambios todavía sigue dándose en las calles. Todavía esta sociedad (la dominicana) sigue desconectada. Entonces, los medios sociales si te pueden dar un indicador para aquellos ciudadanos conectados. Pero una realidad de un pueblo en donde existen comunidades sin teléfono, el Social Media no es relevante. Entonces creo que es una batalla de las ciudades, pero las redes todavía no decidirán el panorama político que tenemos. Es un buen ejercicio para realizar pulso de fuerzas. Obviamente quien se organiza de forma más eficiente, quien contrata recursos, quien tenga una estrategia digital, podría igualarse –en términos políticos– a una marca que se organiza y quiera resultados.

 

Pero todavía no veo esa conexión de poder lograr que, a través de las redes sociales convencer a los usuarios a que voten. Creo que el proceso político es más de conciencia. Se tiene que trabajar más al usuario, en sentido de conversión. No es sencillo. Una cosa es una simpatía para un voto y otra cosa es el contenido que produzca x candidato y me guste. Quizás una metida de pata de un candidato genere más engagement que un discurso.

 

Yo creo que los resultados de las elecciones con sus plataformas digitales hoy en día, en comparación a las elecciones presidenciales pasadas, nos van a dar mucho el enfoque de qué tanto inciden. Evaluarlo ahora sería muy temprano. Pero hay que ver cómo fusionar mejor la política tradicional (caravanas, mítines) y cómo estas plataformas digitales las complementan. Después de las elecciones, se analizará de qué forma penetraron en las audiencias.

Autor: Joan Guerrero
Fuente: http://www.gikplus.com/data/entrevista-arturo-politicos/

Deja un comentario