“República Dominicana ha desaprovechado muchas oportunidades en los últimos veinte años para lograr un avance en la reducción de la brecha digital”

Arturo López Valerio considera que hay un error de tipificación en la forma como se está midiendo la brecha digital en el país.

Santo Domingo. – Recientemente se efectuó la inauguración en modalidad virtual de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (WSIS), en donde República Dominicana tuvo a cargo la presidencia de este foro 2020, siendo el primer país latinoamericano en recibir este honor.

Sobre este evento, en el que participó el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, con una conferencia en la que resaltó el valor de las nuevas tecnologías para contribuir a reducir la desigualdad y la pobreza, se refirió el empresario tecnológico Arturo López Valerio en su sección “Martes Tecnológico” por el Matutino de La 91.3 FM junto a Carlotti Peralta.

Discurso ante la Cumbre de la Sociedad de la Información

López Valerio expresó que, a diferencia de lo planteado por el funcionario en su disertación, la tecnología en este país ha sido “mal aplicada”, puesto que en vez de servir a la sociedad e informarla, “la han transformado en herramientas de control, vigilancia y pérdida de las libertades fundamentales como la privacidad”.

El razonamiento viene fundamentado porque, al no tener como país a la fecha una ley de control de datos personales que verdaderamente tipifique y sancione el uso de los datos de los ciudadanos, el COVID-19 se ha convertido en una fiesta en contra de la privacidad de todos.

Si bien, citando las palabras del ministro Montalvo, es cierto que las tecnologías pueden servir para crear sociedades más igualitarias e inclusivas, López Valerio planteó que la posibilidad de acceso gratuito a la población de internet fue prácticamente suspendida con la aparición de COVID-19.

Esto principalmente porque los centros de acceso (como los CTC, centros del INDOTEL, etcétera) tuvieron que cerrar por la cuarentena, afectando al público objetivo.  

La brecha digital, un tema todavía pendiente

Dicho lo anterior, se preguntó: “¿Cómo alguien que no tiene recursos para conectarse y, por tanto, pertenece a la Brecha Digital, puede conectarse a una clase virtual?”

Recordó que existen tecnologías de portales cautivos, en las cuales un centro de acceso puede brindar “señal” a la comunidad y continuar su propósito, aún no esté abierto.

A diferencia de lo planteado por el ministro Montalvo en la cumbre mundial sobre la sociedad de la información en los términos de que son necesarias comunidades mejor conectadas que usen las TIC para mejorar su productividad, el empresario tecnológico indicó que con COVID19 “ha sucedido lo inverso”.

Y es que, continúa López Valerio, la República Dominicana es un país que “ha desaprovechado muchas oportunidades” en las últimas dos décadas para lograr un avance desde lo electrónico hasta lo digital.

La brecha se evidencia en los maestros

Ejemplo de esto son los maestros que no podían conectarse a las clases virtuales porque su entorno no les brinda las condiciones para ejercer el trabajo remoto, y organizaciones que todavía dependen del papel, “porque existen regulaciones

locales que obligan a empresarios y emprendedores a depender de un inventario físico, un sello y un archivo lleno de papeles.

Si bien en los últimos tiempos se ha logrado desarrollar en el país un ecosistema de telecomunicaciones robusto, López Valerio explicó que el gran problema de la brecha digital en República Dominicana es su tipificación.

 “¿Continuaremos midiendo la brecha solo con cuentas de acceso o actualizaremos dicho indicador clave para incluir las variables o nuevas brechas que el mismo cierre de la brecha está provocando?”, se preguntó.

Debemos medir la adopción

Y es que, aunque se cuente con una alta teledensidad, no se está midiendo la adopción. “El internet no es asequible y una gran parte de los dominicanos no generan lo suficiente para conectarse con sus propios medios”, dijo.

Por esto, propone diseñar nuevos modelos de inclusión digital, sin dejar de lado el tema de ciudadanía digital, “algo que se les ha escapado a las autoridades”.

Lamentó que “dejar que la internet sea un campo de batalla en estos días” previos al proceso electoral, incluso siendo las mismas autoridades “las catalizadoras de este desorden”, es “totalmente inverso” a lo expresado por el ministro Montalvo en su alocución.

De todos modos, concluyó el empresario, su discurso debe ser tomado “como una aspiración sobre lo que todavía hay trabajar” y no como “las palabras de un tecnócrata”.


Difundido por CDN 37, 1ro de Julio 2020
Publicado por El Nuevo Diario, 1ro de Julio 2020
Publicado por Roberto Cavada, 1ro de Julio 2020