La tecnología puede ser aprovechada por los ciudadanos para mejorar su entorno social

En palabras del empresario tecnológico Arturo Lopez Valerio, el Gobierno debe entender las necesidades de los ciudadanos, para entonces diseñar y ofrecer servicios adecuados, que aseguren una experiencia positiva en todos los canales de atención.

República Dominicana está en un momento decisivo, en el que solo las compañías que dieron el paso hacia la transformación digital lograron una ventaja competitiva frente a sus rivales. 

Así lo aseguró el empresario tecnológico Arturo López Valerio, al tiempo de definir que el concepto ciudadanía digital supone la comprensión de asuntos humanos, culturales y sociales relacionados con el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Ciudadanía digital

Y es que, a juicio suyo, la conformación de una ciudadanía digital es una prioridad en la agenda no sólo de República Dominicana, sino de todos los países que han incorporado el uso de las TIC a la educación, como parte de la formación básica de los estudiantes. 

De ahí -comenta- la importancia de que la escuela adquiera un nuevo valor, puesto que se le considera espacio fundamental para fomentar entre la comunidad educativa una cultura de uso de tecnologías sustentada en valores como la ética, la legalidad y la justicia. 

López Valerio se preguntó si las organizaciones están o no preparadas para la transformación que representa la tecnología de nube, agregando si las mismas ya tienen todo lo que necesitan para transformarse y mejorar la vida de los ciudadanos. 

A esto, agrega, se incluye también la inquietud respecto a si la ciudadanía está consciente de cómo debe comportarse bajo un nuevo conjunto de reglas digitales. 

Ciudadanía digital en el martes tecnológico

Durante su sección Martes Tecnológico, junto a Carlotti Peralta, en el “Matutino de La 91” por La 91.3 FM, Lopez Valerio explicó que el concepto de ciudadanía digital comprende la aplicación de conductas pertinentes a la misma  y a los principios que la orientan, los cuales son ética, legalidad, seguridad y responsabilidad en el uso del Internet, las redes sociales y las tecnologías disponibles. 

Tema originalmente comentado en el Matutino de Teo Veras.

Esto, continuó, es “un gran terreno de trabajo para todas las autoridades en el país.”

A decir de López Valerio, los habitantes del país tienen una serie de necesidades y expectativas que son acordes a los avances tecnológicos, entre los cuales está la búsqueda y exigencia de soluciones rápidas, respuestas en todo momento y desde cualquier lugar y también información oportuna sobre cualquier cosa, desde servicios hasta la transparencia gubernamental.  

Dicho esto, y pensando en el caso de los gobiernos, Lopez Valerio planteó que dentro de la “atención ciudadana inteligente”, deben entenderse las necesidades de los ciudadanos, “para entonces diseñar y ofrecer servicios adecuados, que aseguren una experiencia positiva en todos los canales de atención”.

De esta manera, agrega, la fuerza laboral de servicio estará alineada con las necesidades del entorno, “al utilizar soluciones tecnológicas para ser ágiles, mientras interactúan y colaboran con las diferentes instituciones para dar respuestas y resolver las distintas inquietudes”. 

Según estudios recientes citados por el empresario tecnológico, el 75 por ciento de los ciudadanos prefieren completar sus transacciones en línea, mientras un 86 busca soporte las veinticuatro horas del día, los 365 días del año. 

La tramitología del estado y los ciudadanos

“En este sentido hay una responsabilidad del Estado de cambiar su imagen, pasando de ser vistos como entidades de tramitología, de largas filas y cuyas respuestas tardan semanas en llegar, para convertirse en entidades ágiles, rápidas y solucionadoras”.

Arturo López Valerio

Esa “era de la tramitología” a decir de Arturo, debe ser “parte del pasado” y los gobiernos, tanto centrales como municipales, son responsables de transformarse digitalmente para el beneficio de los habitantes de un país, como también del sector público e incluso en materia presupuestaria, puesto que los costos se reducen al implementar soluciones digitales. 

“Las ciudades inteligentes ya existen y los países también migran a esta tendencia, la cual beneficia a los ciudadanos y permite solucionar muchas de las principales quejas que existen, como la mencionada tramitología y la demora en tiempos de respuesta”. 

Arturo López Valerio

La ciudad se debe a los ciudadanos, dijo el empresario tecnológico.

Dicho esto, mucha de la data recabada puede servir para orientar al ciudadano, como el caso de un ministerio de obras públicas cuando está reparando los semáforos.

En este ejemplo se puntualiza que la existencia de un mapa interactivo de la ciudad se habilitarán protocolos de compartición de datos que envíe esa información (layers o capas en español) a mapas como Google Maps y Waze, usados por los ciudadanos en su día a día.


Publicado en la revista Bohio News, 7 de julio 2020
Publicado por Roberto Cavada, 7 de julio 2020
Difundido por InformadoRD, 7 de julio 2020
Publicado por El Nuevo Diario, 7 de julio 2020