Innovación en la educación y la visión educativa digital para este Siglo XXI

Todos soñamos con un sistema educativo en el que la familia juegue un rol protagónico en las actividades de diversión y creativas y donde se tomen en cuenta las desigualdades para asegurar la equidad en la educación para todos y todas. Estos elementos que deben integrarse al nuevo modelo de enseñanza en el país.

Durante dos días diferentes expertos compartieron su experiencia sobre los retos que implica un modelo educativo virtual, qué tomar en cuenta a la hora de planificar cambios en base a la realidad de cada país y las ventajas que ofrecen las diferentes plataformas de colaboración y gestión de sistemas educativos virtuales.

La primera versión virtual de ClaroTec, congregó a 26,000 mil personas que se conectaron de forma durante los días 16 y 17 de septiembre, en el que se entregó un contenido de altísima calidad, donde la mayoría de los conferencistas coincidieron en la criticidad de diseñar un sistema colaborativo y flexible, capaz de adaptarse a las necesidades de los estudiantes y las comunidades.

Cambio de Mentalidad

El cambio de mentalidad en el sector educativo se hace necesario, por las aceleraciones y desigualdades que ha generado la pandemia. Este grupo de expertos nos trae nuevas perspectivas para conectarnos a la realidad global.

Este es el inicio de un mundo muy diferente donde los empleadores no están convencidos de las habilidades convencionales. Para Tony Wagner, hay un tipo de innovación que es tan importante como las herramientas técnicas que es las habilidades para resolver problemas de manera creativa.

“La naturaleza de la innovación es prueba y error, pero estamos creando personas con miedo al fracaso”, afirmó.

Nuevos paradigmas en la educación

Para Claudia Costin abordó en su participación, una visión sobre los nuevos paradigmas en la educación relacionados con nuevas tecnologías a propósito de la transformación obligatoria por COVID19

Costin señala una tendencia importante: el combate a la desigualdad educativa. No se puede pensar en la educación como islas de excelencia para quienes fueron privilegiados y los que no.

Las competencias educativas para el presente siglo son adaptabilidad, empatía y apertura a lo nuevo. Esto significa que la cultura digital no es aprender a usar computadoras, es lograr utilizarlas correctamente para el proceso enseñanza-aprendizaje.

La capacidad de gestión

Existe un reto en la educación durante la pandemia, que para Axel Rivas, una característica valorada de los docentes es su capacidad de manejo de grupos y de lograr un buen clima de aprendizaje. Esta capacidad no pasa a ser tan requerida en la virtualidad.

Lo que ahora sí es importante es la capacidad de diseño didáctico: poder pensar en las actividades que se proponen a los alumnos. Tenemos que recuperar todas las pedagogías que tienen más énfasis en lo exploratorio y dejar las más centradas en disciplina, rutina y repetición de ejercicios.

Colaboración para la educación

Según Pasi Sahlberg, hace veinte años poca gente conocía sobre la educación finlandesa, donde menciona la prueba PISA y las expectativas de su lanzamiento en 2001.

“Muchos países esperaban estar en la cima de esta lista de programas educativos. En Finlandia no teníamos ninguna”, afirma.

No existe evidencia de que las escuelas compitiendo unas con otras sea una buena idea. Frente a la competencia, el sistema educativo finlandés propone un ambiente de colaboración.

La colaboración integra la excelencia en las escuelas.

“Tenemos un público del siglo 21, profesores del siglo 20 y una infraestructura y modelos del siglo 19”, afirmó Juan Freire, que les sirvió de metodología en el Tecnológico de Monterrey para iniciar la transformación educativa.

El futuro de la educación

El futuro de la educación digital no son las sesiones por videoconferencias, por tanto, la educación digital debe ser más flexible, eficiente, diversa y significativa para las personas.

En un futuro el papel del profesor se va a transformar al papel de un acompañante. No quien transfiere conocimiento sino quién ayuda a tener las condiciones necesarias para aprender.

Las universidades tradicionales no están pensadas para llegar a los públicos actuales y a sus necesidades, expectativas y vidas.

Según Ben Nelson, “la nueva Universidad debe preparar hoy a los ciudadanos para el mañana”. Se asume que existe un consenso respecto a qué y cómo debe ser la educación.

El problema de la educación se asume como una situación que no se puede cambiar. Las maneras de pensar diferente deben de iniciarse lo más temprano posible. Y esto lo reconocemos desde los primeros días de los niños.

La pandemia del COVID19 ha venido a demostrar cuán débil es la calidad de nuestros programas educativos.

El impacto del evento ClaroTec ha evidenciado el compromiso de la empresa con su rol de habilitadores de la plataforma tecnológica que requiere la transformación obligatoria de todos los sectores productivos del país.


Foto por Museums Victoria