Cuidado con los espejitos

Revisando el comportamiento de emprendimientos en los últimos tres años —como parte de la responsabilidad de escudriñar proyectos que representen a nuestro país internacionalmente, me he dado cuenta que los emprendedores dominicanos no son muy distintos a los del resto del mundo.

En medios y blogs de emprendimiento leemos diariamente sobre el éxito que tienen muchos proyectos, siendo la realidad que quizás llegaremos a conocer el 10% del total de emprendimientos que se producen en un mercado.

La realidad dominicana tampoco se escapa a la estadística. Vemos con mucho entusiasmo algunos intentos y emprendimientos, pero lamentablemente si regresas en 3 meses, ya no existen.

Espejitos por oro

El tipo de transacción épica de transformar un intangible en dinero abundante es la panacea de todo emprendedor; similar a como Bill Gates le vendió a IBM el MS-DOS —que compró por centavos, todos sueñan con los millones.

Existe una presión por la innovación que está matando la innovación misma. Redundancia, sí, pero una innegable realidad. El mayor daño que podemos hacerle a los emprendedores dominicanos es exigir innovación, sin fomentar su origen.

Esto está provocando que de cada 10 emprendimientos, 7 buscan ser un intento de red social —lo comenté en el artículo de ayer, lo que para mí ya es una situación preocupante. Los emprendedores están buscando ”espejitos”, como reflexiona Mark Suster en su artículo “The Perils of Shiny New Objects”, “espejitos” están haciendo que los emprendimientos fracasen.

No hay calidad en los emprendimientos, porque todos están haciendo lo mismo —quieren brillar. Se está buscando lo nuevo en vez de enfocarse en lo más importante: La solución de problemas.

No todo lo que brilla es oro

Recordemos que las cosas nuevas muchas veces son incomprendidas, aún más la copia de lo nuevo. El fracaso de muchos emprendimientos es que no están prestando atención al objetivo del proyecto y buscan añadir “flecos” a su vestido —como si fueran para el carnaval.

Luego de la fiesta, solo les queda el pito y muchos espejos que jamás llamarán la atención. Se puede decir que acumularán experiencia, pero lamentosamente con eso no se come.

He observado emprendedores pelear por una funcionalidad que ya medio planea ha visto, en vez de fortalecer su modelo de negocio. Mes tras mes el “producto” se va convirtiendo en una navaja suiza, que poco a poco pierde el valor de los inversionistas.

La funcionalidad puede brillar mucho, pero no es oro.

Procuremos solucionar problemas

Para que un emprendimiento brille, debe enfocarse en la solución de las necesidades del entorno. El principio básico del marketing no cambia porque estemos en la era de la redes sociales.

República Dominicana es una nación del tercer mundo, un país en vías de desarrollo, un mercado emergente. Por tanto, los emprendedores deben ubicar sus ideas en pro del desarrollo.

Les dejo algunas categorías con las cuales pueden empezar a escudriñar, apegadas a la realidad de nuestro país y exportables a un contexto internacional:

  • Open Data: Aunque nuestro país no tiene la costumbre, se están fomentando proyectos para visualización de datos.
  • Salud y Medio Ambiente: Dos áreas donde hay mucho mercado.
  • eLearning: La demanda de educación virtual es ya una realidad.
  • e-Entertainment: Aunque es una categoría saturada, se ha demostrado que el dominicano le gusta entretenerse.
  • Turismo: Somos una isla y tenemos las mejores playas, el Internet ha sido un gran soporte para la industria hotelera en años.
  • e-Media & Periodismo: Todavía ser bloguero es potable, enfócate en crear contenido original.
  • e-Business & Commerce: Una industria satanizada, pero ha demostrado de los modelos de negocios inteligentes si pueden sobrevivir.
  • e-Inclusion & Empoderamiento: La categoría más olvidada, pero una de las que más posibilidades brinda a los emprendedores para cambiar su entorno.

En otras entregas estaré compartiendo ejemplos de cada categoría.

Es importante que los emprendedores puedan entender que el éxito del emprendimiento estará ligado al reto que se propongan enfrentar. Seleccionar ese reto influirá en el éxito o no de tu proyecto, pero más aún, enviará un mensaje correcto a la comunidad que te está observando.

Un espejo refleja luz solamente.