Mi voto: Reflexión

Al final de cuentas nadie nos puede imponer -ya sea por la fuerza o por las armas del miedo y el terror, que tomemos una opción; tampoco ofrecernos todo el dinero, lujos y poder para que cedamos nuestra convicción. Sigue leyendo